Parece que este 2016 debería declararse el año del ransomware, ya que no paran de surgir nuevas familias y nuevas versiones.


El ransomware está evolucionando rápidamente. Las nuevas versiones de ransomware utilizan un cifrado asimétrico fuerte con largas claves para que los archivos no puedan ser descifrados sin ellas. Los criminales han empezado a utilizar TOR y los pagos en Bitcoins para permanecer en el anonimato.


Y ahora, aparece el ransomware Petya, que, de alguna forma, cifra todo el disco duro al mismo tiempo en lugar de cifrar los archivos uno a uno.


https://blog.kaspersky.com.mx/petya-ransomware/6915/


https://threatpost.com/petya-ransomware-encrypts-master-file-table/117024/